Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de la Redención y Santo Sepulcro del Señor. Albox (Almería)
 

Actualidad Album Archivo Cofradía Cultos Imágenes Procesión

 

 


Cultos
EXTRAORDINARIOS


Fotos Aniversario
Primera PARTE


Fotos Aniversario
Segunda PARTE


Fotos Aniversario
Tercera PARTE


Fotos Aniversario
Cuarta PARTE

 

   

Aniversario 

El 9 de Febrero de 1858, reinando Su Majestad la Reina Isabel II y siendo Obispo de Almería el Ilmo. Señor Don Anacleto Meoro Sánchez, se constituyó en Albox (Almería) la Hermandad de Jesús proveniente de la Antigua Hermandad del Santísimo, según consta en el “Libro Primero correspondiente a la Cofradía de Jesús".

Ciento cincuenta años después, el 9 de febrero de 2008, la Hermandad de Jesús, bajo la denominación actual de Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de la Redención y Santo Entierro de Cristo, según figura en sus Estatutos vigentes desde el 14 de marzo del Año Jubilar 2000, conmemoró con brillantez ese aniversario de feliz recuerdo.

Preliminares. Asamblea.

A poco de terminar la Semana Santa 2007 se comenzó a trabajar en la elaboración del Programa del 150 aniversario, cuyas líneas maestras se esbozaron durante la cena anual de la Hermandad el 28 de abril de 2007. El Programa, con propuestas ampliamente detalladas, se presentó a la Asamblea General del 1 de junio, tras la toma de posesión de la Junta de Gobierno recién elegida, formada por Natalia Campos Corchado, como Hermana Mayor; Rafael Armada Fernández, Vicehermano Mayor; Secretario, Pedro J. García Sánchez; Vicesecretaria, Ascensión Jiménez Martínez; Tesorero, Rafael Armada Fernández; Vicetesorero, Luís Juan Sánchez Martínez, y Vocales: Pilar Gallego García, Maruja Sánchez Galera, Javier Carrillo García, Luís Sánchez Campos, Pedro A. Pete Rodríguez y José A. García Sánchez.

Vistas las propuestas del Programa, la Hermana Mayor, Natalia Campos, se centró en los tres campos de actuación que se habrían de abordar en los meses siguientes.

Difusión: La celebración del 150º aniversario era una buena ocasión para despertar la máxima expectación posible en el mundo cofrade local, provincial y regional, y por ello había que convertirla en un acontecimiento singular para nuestro pueblo de Albox. Era necesario hacer una buena campaña de difusión con variedad de medios.  

Se decidió la creación de una página Web propia de la Hermandad; la edición especial del Nazoreo 2008; y hacer un Estandarte conmemorativo del 150 aniversario.

Actos a realizar: Reconocida la fecha del 9 de febrero de 2008, sábado, como Fiesta Aniversario, se fijó el 6 de febrero, Miércoles de Ceniza y comienzo de la Cuaresma, para iniciar un Triduo con Besamanos al Nazareno, que empezase ese día para terminar el 8. El día 9 se celebraría una Misa, seguida de una Procesión con esta Imagen.

Se solicitaría a través de la Parroquia, que el Obispo de la Diócesis Don Adolfo González Montes concelebrase la Misa con sacerdotes relacionados con la Iglesia de Albox. 

Relaciones Institucionales: De todo lo tratado, en especial de los actos públicos, la Junta de Gobierno daría cuenta formal a la Parroquia y al Ayuntamiento para conocimiento de ambas Instituciones.

A los actos se invitaría al Alcalde y Corporación Municipal, al Juez de Paz, a la Guardia Civil, a los Hermanos Mayores de las Cofradías de Albox, a la Hermandad del Nazareno de Caniles, a la Cofradía del Santo Vía crucis de Granada, y a otras Cofradías de la comarca, pendientes de designar, en cuya advocación figurase la del Nazareno.

Crónica completa de la celebración.

Durante la semana del 4 al 10 de febrero de 2008, la Hermandad vivió con intenso gozo la celebración de su 150 aniversario, gracias al trabajo continuo de los cofrades moraos y al concurso de la Parroquia y sus sacerdotes, el apoyo de la Corporación Municipal, la concurrencia de Cofradías de la zona, la afluencia de invitados, y la presencia de Autoridades Civiles y Eclesiásticas en los actos centrales, que fueron los factores determinantes para que ese 9 de febrero figure por derecho propio en los anales de la Cofradía y en la historia de Albox.

En esta crónica, dividida en cuatro partes, se relatan con implícita devoción los actos más sobresalientes de todo lo acaecido. La primera parte se refiere al Triduo, que comenzó el día 6, Miércoles de Ceniza; la segunda parte es la antesala de las primeras horas de la tarde del día 9; la celebración Eucarística esta recogida en la tercera parte, y finalmente la Procesión es el objeto de la última parte.

Primera parte

Si bien el pasado 25 de noviembre de 2007, Domingo de Cristo Rey, fue el punto de partida de este singular acontecimiento, con la exposición del Cuerpo Yacente del Señor en la capilla de la Virgen María de la Redención, ha sido en la semana del 4 al 10 de febrero cuando se han vivido los momentos más emocionantes. Los cultos extraordinarios, como el Triduo de alabanza a Jesús Nazareno y la Eucaristía de acción de Gracias celebrados en la Iglesia de Santa María; y la Procesión de la Sagrada Imagen por la calles de Albox, han sido el santo y seña de esta brillante conmemoración.

TRIDUO.

El día 6, Miércoles de Ceniza, primero de los del Triduo, a las 7 de la tarde comenzó la Santa Misa oficiada por Don Rafael Zurita Jiménez, que, con la fórmula cuaresmal, impuso la Ceniza a los numerosos fieles asistentes. En el lado izquierdo del Altar Mayor estaba colocada la Imagen del Nazareno, titular de la Cofradía, con la Toalla del Lavatorio.

Al término de la Eucaristía la Hermana Mayor, Doña Natalia Campos Corchado, procedió a la Presentación del nuevo Estandarte que rubrica siglo y medio de vida de hermandad, en presencia de Don Rafael Zurita Jiménez y los miembros de la Junta de Gobierno. Una vez más los moraos se sintieron orgullosos de pertenecer a una Cofradía que, cada año por estas fechas, realza con energía renovada la cercanía a las Imágenes del Señor y de la Virgen. Acto seguido el Párroco Don Rafael Zurita bendijo el Estandarte, y tras este ritual se inició el Besamanos a Nuestro Padre Jesús Nazareno, que fue el broche final de un día celebrado con especial devoción.

El día 7 la Santa Misa fue celebrada por Don Pedro Pérez Martínez  y el día 8 los cultos del Triduo estuvieron presididos por Don Juan Romero Guirao, actual párroco de Gador, siendo Don Antonio Rueda Moreno quien, en su homilía, hizo una reflexión sobre los principales rasgos de la vida de Jesús. Los cultos terminaron con el Besamanos a Jesús Nazareno. 

Es obligado destacar que la Cofradía de Jesús Nazareno, se ha sentido arropada por la nutrida asistencia de devotos a los actos del Triduo, que es síntoma del  interés con que buena parte de la población recibe iniciativas como la de esta conmemoración, primera que se celebra en Albox.

La Cofradía quiso que en cada uno de los tres días del Triduo se hiciese una semblanza histórica de los tres pasos con que la Hermandad ha representado desde tiempo inmemorial otros tantos momentos de la Pasión de Cristo. Semblanza que glosa la escena del Lavatorio de Jesús, el camino de la Cruz a hombros del Nazareno y el Sepulcro del Señor.

Segunda parte

El tan esperado día 9 de febrero llegó poco a poco. Salvo algún detalle de última hora, todo estuvo preparado minuciosamente. Se había procurado no dejar nada a la improvisación. La noche antes, terminado el Triduo, se trasladó la Imagen del Nazareno a su trono, se le cargó con la Cruz y se arregló el ornato floral, dispuesto para la procesión de la tarde siguiente. La Imagen de María Santísima de la Redención, colocada en el centro de su capilla, y el nicho del Sepulcro donde posa el Cuerpo del Señor, se adornaron para la ocasión.

En el local social de la Plaza de García Haro se montó una exposición de carteles de Semana Santa de numerosas ciudades españolas, colección del Vicehermano Mayor Don Rafael Armada Fernández. La muestra sirvió para mostrar las insignias de la Cofradía: Bandera, Estandartes, Cruz de Guía, Cruz de Procesión, Ciriales, Faroles y demás enseres. Destacó especialmente la antigua túnica del Nazareno, que montada sobre un maniquí, despertó la curiosidad de las visitas, por la gran belleza de su bordado que aun mantiene un buen nivel de conservación, a pesar de su antigüedad, puesto que data de primeros del siglo XX.

RECEPCIÓN.

Poco antes de las cinco de la tarde se abrieron las puertas de la Iglesia de Santa María, a la espera de las Hermandades, Cofradías y de las Autoridades. De la recepción y atención a los invitados se encargaron Don Víctor Jiménez Sanz y Doña María Luisa Sánchez Chacón. En una mesa situada a la entrada de la iglesia se dispuso el Libro 3º correspondiente a la Cofradía de Jesús, que en sus páginas interiores recogió las dedicatorias ofrecidas a nuestra Hermandad por parte de las Cofradías, del Alcalde y concejales, de Protección Civil y del Señor Obispo. La Cofradía correspondió a esta deferencia con la entrega de medallas, del boletín Nazoreo 2008, y  de estampas del aniversario.     

La primera dedicatoria la firmó Don Elías García Amat, Hermano Mayor de la Hermandad de la Santísima Virgen del Mar Patrona de Almería. Le siguieron las dedicatorias, por este orden, de la Cofradía de Jesús Nazareno y Virgen de los Dolores de Alfoquía, Zurgena, que firmó su Hermano Mayor Don Baltasar Segura y cuatro de sus acompañantes; la de Protección Civil de Albox, representada por el Jefe de la Agrupación Don Tulli Rey Olivera; la de la Cofradía del Padre Jesús de Arboleas, con su Hermano Mayor Don Antonio González García y varios cofrades; la de la Cofradía de la Virgen de los Dolores de Arboleas, representada por su Hermana Mayor Doña Herminia García Llamas y tres miembros de su Junta de Gobierno; la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Paso Morado de Huercal Overa, cuyos representantes Don Tomás y Doña Celia Sánchez escribieron “Pues por mí lleváis Señor, ese pesado madero, dadme un dolor verdadero con que os pague tanto amor”. Siguió la dedicatoria de Don Andrés García Fernández, Hermano Mayor de la Cofradía de la Virgen de las Angustias de Albox; la de Don Manuel Rapallo Rodríguez, Hermano Mayor de la Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón y de los Afligidos de Vélez Rubio; la de Don Vidal Bocanegra, Hermano Mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores Coronada de Caniles; la de Don Leontino Rizos de la Cofradía de San Juan con sede en la Loma, y la de Don Carlos Berbel de la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores de Albox.

Finalmente el Alcalde de la Villa, Don José García Navarro; el Concejal de Cultura Don Jesús Carmona, y el Teniente de la Guardia Civil Don Antonio Espejo Priego ofrecieron su afecto y amistad al paso morao e hicieron votos por la fe y la paz en el mundo, en sendas notas escritas en el Libro 3º de la Cofradía.  

Pocos minutos antes de las 6 de la tarde llegó Monseñor Don Adolfo González Montes, Obispo de la Diócesis, que fue recibido a la entrada del templo por los sacerdotes Don Rafael Zurita Jiménez y Don José Agis Marín. Instantes después le dieron la bienvenida el Alcalde Don José García Navarro, la Hermana Mayor Doña Natalia Campos, miembros de la Junta de Gobierno de nuestra Cofradía, y los Hermanos Mayores de las Cofradías presentes. Llegó acompañado de su Secretario particular Don Eduardo Muñoz Jiménez y del Diácono Reverendo Don José Miguel Robles.

Tras besar la Cruz Parroquial y rociar con el hisopo, asperges, para alabanza y gloria de Dios, se dirigió al interior de la Iglesia. Llegado ante el Sagrario hizo una ligera reverencia al Santísimo y de allí pasó a la Sacristía.

El asperges, es una antífona que dice:

“Me rociarás, Señor con el hisopo y seré purificado.
Me lavarás y seré más blanco que la nieve.

Ten piedad de mí, Señor, según tu gran misericordia.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén”

Tercera parte

“¡Hermanos, sed bienvenidos a esta celebración!”.

De esta forma Don José Giménez Soria, de la Hermandad de Jesús, como anfitriona del acto, dio la bienvenida desde el Altar Mayor del Templo Parroquial de Santa María, a las Cofradías y Hermandades presentes y a todos los asistentes a la Santa Misa de Acción de Gracias, que presidió el Reverendísimo Señor Don Adolfo González Montes, Obispo de la Diócesis almeriense, y que concelebró con los sacerdotes Don Rafael Zurita Jiménez, Don José Agis Marín, Don Eduardo Muñoz Jiménez y Don José Miguel Robles, Diácono.

Eran poco más de las 6 de la tarde del 9 de febrero de 2008. La Iglesia, engalanada con los Estandartes y Guiones de las Cofradías asistentes, presentaba un aspecto de fiesta mayor. Autoridades, Hermanos Mayores y cofrades, Señoras ataviadas con mantilla, y numeroso público abarrotaban las naves del templo. Los ornamentos morados, propios del Tiempo, añadían la nota de color litúrgico a la celebración.

EUCARISTÍA

Tras el canto de entrada, la señal de la cruz y el saludo a los congregados del Señor Obispo, la Monición inicial anunciaba la gran alegría del momento que vivíamos los cofrades moraos, al tiempo que hacía una llamada a las futuras generaciones para que mantengan la perseverancia que nos ha llevado a esta hora “tan afortunada”, y para que muestren la misma firmeza en la fe que en ella han depositado los viejos cofrades.

La liturgia de la palabra correspondió al Primer Domingo de Cuaresma.

En la primera lectura, del libro del Génesis, se leyó el diálogo entre la mujer y la serpiente sobre el árbol de la vida, cuyo fruto comieron Adán y Eva hasta caer en la cuenta de la desnudez de su cuerpo. Fue la primera tentación no vencida.

Siguió el salmo 50, Miserere, que invoca la misericordia del Señor para el perdón de los pecados:

“Misericordia, Dios mío, por tu bondad
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado… 

Hazme oír el gozo y la alegría…

¡Oh Dios!, crea en mí un corazón puro,
renuévame con espíritu firme… 

Devuélveme la alegría de tu salvación
afiánzame con espíritu generoso…” 

En la segunda lectura San Pablo a los Romanos nos recuerda que

 “Por el delito de un solo hombre, Adán, comenzó el reinado de la muerte, ahora, por un solo hombre, Jesucristo, vivirán y reinarán todos los que han recibido un derroche de gracia y el don de la justificación. Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en pecadores, así por la obediencia de uno todos se convertirán en justos”.

El texto del Génesis y el Salmo fueron leídos por Don Rafael Armada Fernández, Vicehermano Mayor de la Cofradía, y la carta de San Pablo fue leída por Don Vidal Bocanegra, Hermano Mayor de la Cofradía del Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores Coronada de Caniles.

Del Evangelio de San Mateo se leyó el pasaje de las tentaciones de Jesús en el desierto, tras los cuarenta días de ayuno. En este pasaje tan conocido, Jesucristo rechaza las insidias del diablo, la instigación al egoísmo y al poder mundano, tan ajenas a su misión redentora. El texto termina con esta sentencia de Jesús:

“Vete, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo darás culto”.

Monseñor Don Adolfo González Montes, a través de su homilía recordó en primer lugar el cumpleaños de la Cofradía, para centrarse seguidamente en una reflexión sobre el verdadero sentido que para un cristiano tiene el tiempo de Cuaresma, y cómo ha de estar presto nuestro espíritu para afrontar con otra perspectiva los difíciles retos que nos depara la sociedad y el mundo actual. Abordó con énfasis la consecuencias de caer en la tentación, aludiendo al texto evangélico del día, y terminó con una nueva referencia a la Hermandad de Jesús en su aniversario.

La liturgia de la eucaristía continuó con las invocaciones de los fieles, y por brevedad se omitió la presentación de Ofrendas. Siguieron la plegaria eucarística, la consagración y la comunión que fue distribuida por los concelebrantes. El Coro Parroquial interpretó los cantos de entrada, de preparación al Evangelio, de la paz y de acción de gracias.

Antes del rito de despedida y bendición final, los hermanos de la Cofradía agradecieron públicamente la presencia de todos los invitados, con mención especial para las Cofradías de Jesús Nazareno y Virgen de los Dolores de Alfoquía, Zurgena; de la Virgen de los Dolores de Arboleas; del Santísimo Cristo del Perdón y de los Afligidos de Vélez Rubio; del Padre Jesús de Arboleas; de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Paso Morado de Huercal Overa; de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores Coronada de Caniles; de San Juan de Albox; de Nuestra Señora de los Dolores local; de la Virgen de las Angustias de Albox y de la Santísima Virgen del Mar Patrona de Almería. También hubo palabras de agradecimiento para Don José García Navarro, Alcalde de Albox; para Don Antonio Espejo Priego, Teniente de la Guardia Civil y demás autoridades, y para Monseñor Don Adolfo González Montes.

La ceremonia finalizo con la solemne Bendición impartida por el oficiante y el rito de despedida.

Como colofón el Señor Obispo firmó en el Libro 3º de la Cofradía de Jesús la siguiente glosa:

X

“Al conmemorar los 150 años de la Fundación de la Hermandad de Jesús, pido al Señor su bendición para esta Cofradía de Albox, a fin de que la vida de piedad que en ella viven los fieles les ayude a ser testigos de Cristo Crucificado y Resucitado, en la sociedad actual.

Que sepan sus cofrades incorporar a ella a las jóvenes generaciones de cristianos, para que la fe católica vivifique la vida nueva y alcance a todos el amor de Aquel que por nosotros cargó con su Cruz.

Felicito a la Hermandad, y a todos sus miembros, y al Señor Cura Párroco, Director espiritual de la misma.

Que la Santísima Virgen de la Redención acompañe la vida de todos los cofrades.

Con mi afecto y bendición

+ Adolfo, Obispo de Almería.

Albox, a 9 de febrero de 2008.”

Cuarta parte

Los toques de campana del Trono del Nazareno, rompen el aire de la tarde recién vencida. La Cruz de Guía se hace eco del sonido y sale a la noche entre velas y murmullos. Para que la fe no se quede encerrada en el Templo, los hombres y mujeres moraos sacan a Cristo a la calle. El Paso del Señor de Albox, la Cruz al hombro, dibuja su silueta en la cancela de la Iglesia de Santa María entre el silencio y la emoción.

Todos los moraos reflejan en sus caras el entusiasmo del momento que compensa con creces el enorme esfuerzo, tan poco escatimado, hecho para esta Procesión especial. Es un instante íntimo donde se juntan las creencias, los hermosos recuerdos, las satisfacciones cercanas, y el rezo a Dios en este oratorio de tonos dorados. El Señor posa su esbelta figura sobre un monte de flores de hoy y de siempre, arreglado con gusto esmerado.

Suena el himno triunfal cuando el reloj de la torre roza las ocho del anochecer de este venturoso 9 de febrero de 2008.

PROCESIÓN.

Comenzó la Procesión con la Imagen de Jesús Nazareno cargando la Cruz,  que en la salida y en la primera parte del trayecto, portaron sus habituales anderos dirigidos con mano maestra por José Antonio García Martínez ayudado por José Antonio García Sánchez.

Mientras se formó el cortejo, se recrea la Imagen Sagrada en la puerta del Templo al son de la marcha ‘Señor de Albox’, interpretada por la Banda de Cornetas y Tambores de las Tres Caídas de Granada.

El ilustre cofrade morao Don José Rodríguez Jiménez hizo sonar la campana para iniciar oficialmente la Procesión, que siguió el itinerario previsto: Rotonda de la Plaza Mayor, Callejón de la Iglesia, Plaza de García Haro, Calle Cervantes, Caño San Felipe, Escuadra, Mártires, Plaza San Antonio, Calle Libertad, Ramón y Cajal, Antonio Martínez, Plaza de los Luceros, Andalucía, Alberto Sánchez, Santa Lucia, calle del Muro, Plaza Mayor e Iglesia.

La Procesión avanzó con este orden:

Cruz de Guía portada por la señorita Ana Belén Blesa, acompañada de dos faroles. Seguían numerosas personas con velas.

Cofradías:

o   Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Virgen de los Dolores  de La Alfoquía, Zurgena, con su Hermano Mayor Don Baltasar Segura Quiles con cetro. Estandarte y Señoras de Mantilla con velas.

o   Cofradía de los Dolores de Arboleas, con su Hermana Mayor Doña Herminia García Llamas. Estandarte y Cofrades con velas.

o   Insignia-guión llevada por Don Manuel Rapallo Rodríguez, Hermano Mayor de la Cofradía del Cristo del Perdón y Afligidos de Vélez Rubio, y otros Hermanos con cetros.

o  Cofradía del Padre Jesús de Arboleas, Estandarte, Faroles y Cofrades con velas.

o   Guión de la Cofradía del Nazareno, Paso Morao de Huercal Overa, portado por Don Tomás Sánchez acompañado por Doña Celia Sánchez.

o  Estandarte de la Virgen de los Dolores Coronada de la Cofradía del Nazareno de Caniles, con su Hermano Mayor Don Vidal Blas Bocanegra y Hermanas de la Cofradía con velas.

o   Cofradía de San Juan de la Loma, con Bandera y Cofrades con cetros.

o   Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores de Albox, con el Hermano Mayor Don Carlos Berbel. Estandarte y acompañantes con cetros.

o   Insignia de la Cofradía de las Angustias de Albox, portada por Don Andrés García Fernández, acompañado por marabullos con faroles.

o  Don Elías García Amat, Hermano Mayor de la Real Hermandad de la Santísima Virgen del Mar de Almería, y Cofrades con cetros.

o  Insignias de nuestra Cofradía: Bandera portada por la señorita Sandra Martos; Estandarte de la Virgen de la Redención portado por la señorita María Remedios Navarrete; Estandarte del Santo Sepulcro llevado por la señorita Aquilina Bonil y Estandarte del 150 aniversario llevado por la señorita Mariana Belén Carrillo. Todos flanqueados por señoras ataviadas con Teja y Mantilla, y Hermanos o Hermanas de la Cofradía con cetros o velas.

Presidencia Oficial: Formada por el Alcalde Don José García Navarro; la Hermana Mayor Doña Natalia Campos Corchado; el Teniente de la Guardia Civil Don Antonio Espejo Priego; el Juez de Paz Don José Miras Carrasco; y miembros de la Corporación Municipal, con Señoras que vestían Teja y Mantilla.

Seguían el Pertiguero, señorita María Dolores Carrillo con vara, los cuatro ciriales, y los incensarios.

La Presidencia Eclesiástica la integraban el Rvdo. Señor Obispo de la Diócesis, Monseñor Adolfo González Montes, y los sacerdotes Don Rafael Zurita Jiménez, Don Eduardo Muñoz Jiménez y el Diácono Don José Miguel Robles, a quienes acompañaban Don José Giménez Soria por la Cofradía.

TRONO DE JESÚS NAZARENO CON LA CRUZ.

Tras el trono se situaron todos los anderos dispuestos para llevarlo, con  túnica morada los del Señor y Sepulcro, y azul los de la Virgen, y cerrando filas la Banda de Cornetas y Tambores de las Tres Caídas de Granada.

Una vez formada la Procesión el Señor Obispo incensó por tres veces la Imagen y sus portadores, alzando sus manos como ofrenda de la noche. 

Frente a la sede social de la Hermandad, en la Plaza de García Haro, los anderos de la Virgen hicieron el primer relevo. Rafael Armada Fernández tomó entonces el puesto de Mayordomo del trono.

En la calle Cervantes, el Paso del Señor hizo una breve estación para encontrarse con la Virgen de la Esperanza, que la Cofradía de las Angustias había preparado en su trono de palio a las puertas de su Casa Hermandad. Montaban guardia nazarena la Cruz y dos nazarenos de blanco total. De nuevo el humo del incienso de manos de Monseñor Adolfo González Montes, recargó de fervorosa emoción el ambiente que rodeaba ambas Imágenes. Se hizo el silencio de la música y el hermano-cofrade Don Manuel Pleguezuelo Alonso, expresó públicamente su felicitación a nuestra Cofradía.  “Por eso, -dijo-, Padre Nuestro Nazareno, te saludamos con la señal de la Santa Cruz, emblema y guía que une sin envidias, debilidades ni rencillas a Blancos, Moraos y maragullos de toda condición”.

Este saludo, hecho “con voluntad de cristianos comprometidos”, según sus propias palabras, fue una meditación sobre la cuarta estación del Vía crucis, la del encuentro de Jesús y María subiendo al Calvario, como explicó el lector: “Esta noche los cofrades del Paso Blanco acompañamos a María, nuestra estrella de esperanza, y con Ella salimos a tu encuentro, Jesús Nazareno, para seguirte y aliviar tu pena”.

En la Plaza de San Antonio un segundo relevo dio paso a los anderos del Sepulcro con el Mayordomo Víctor Jiménez Sanz al frente. La Procesión seguía su curso, la sección de Cofradías lucía los Guiones y Estandartes de sus raíces cristianas, la Banda de Cornetas y Tambores de las Tres Caídas aireaba variadas marchas procesionales, y el frío nocturno caía como una pesada losa.   

La Plaza de los Luceros fue testigo del último relevo de anderos, y del difícil giro del trono, de nuevo guiado por José Antonio García Martínez, para enfilar la parte  más estrecha de la calle Andalucía. Maniobra arriesgada que se repitió al embocar la calle Alberto Sánchez, donde una lluvia de pétalos de rosas acarició el rostro del Nazareno. El tramo de la calle Santa Lucia, por lo ajustado de su anchura, puso de nuevo a prueba la pericia de anderos y Mayordomo.

A pesar del cansancio acumulado los cofrades moraos no perdieron la alegría, aunque algunas lágrimas de fervor dejaban escapar sus sentimientos.

La Oración de despedida y Bendición final del Señor Obispo desde el Altar Mayor, fueron el broche final de una jornada en la que el tiempo de los hombres y mujeres del Paso Morado pasó a ser tiempo definitivo para el Señor de la Cruz.   

Página actualizada al 13 de julio de 2008.

 

[Subir]