Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno,
María Santísima de la Redención y
Santo Sepulcro del Señor. Albox (Almería)
Fundada el 9 de febrero de 1858.
Antigua Hermandad del Santísimo. Siglo XVI

 
Actualidad Album Archivo Cofradía Cultos Imágenes Procesión

 

Agenda



Procesión
INFANTIL


Semana SANTA

NOTA: Los itinerarios
que figuran en el apartado de cada procesión, variaron en las salidas de 2014 y 2015 debido que el recorrido se inició en la Casa de Hermandad por obras en la Iglesia de Santa María.
Más información en
Historia Actualidad.

 

 

   

 Procesión

¿Quién es este que viene?

¿Quien es este que viene,
recién atardecido
cubierto con su sangre
como varón que pisa los racimos?
 

¿Quien es este que vuelve,
glorioso y malherido,
y, a precio de su muerte,
compra la paz y libra a los cautivos?

Se durmió con los muertos,
y reina entre los vivos;
no le venció la fosa,
porque el Señor sostuvo a su Elegido.
 

Anunciad a los pueblos
qué habéis visto y oído;
aclamad al que viene como la paz
bajo un clamor de olivos.

Éste es Cristo, el Señor, convocado a la muerte, glorificado en la Resurrección. Amén.

Nuestras Procesiones

En sus orígenes, la Cofradía de Jesús conmemoró dos episodios de la Pasión y Muerte del Señor. Por un lado la Institución de la Eucaristía, con una procesión el Jueves Santo, con el Nazareno ceñido con la toalla del Lavatorio de los pies de los Apóstoles, y por otro el Camino del Calvario, con la procesión en la mañana del Viernes Santo con el Señor con la Cruz al hombro.

Cuando en 1886 se incorporó el Sepulcro, éste salía en procesión en la noche del Viernes Santo, hasta que a principios de los años 80 del siglo XX se agrupó el Nazareno con  la Cruz y el Sepulcro en una procesión en la tarde-noche del Viernes Santo, y continuó la del Jueves Santo con el Señor con la toalla.

Con la integración de la Imagen de María Santísima de la Redención en 1987, la Cofradía decidió celebrar una sola procesión en la tarde-noche del Viernes Santo con las tres imágenes, suprimiendo la del Jueves Santo.

Así hasta que en 2011, al cabo de 24 años, la Junta de Gobierno, con su Hermano Mayor Pedro J. García Sánchez al frente, rescató del olvido la Imagen del Nazareno ceñido con el paño del Lavatorio y, con el parecer favorable de la Diócesis, dispuso hacer una procesión con esta Imagen el Martes Santo.

Desde la Semana Santa de ese año, la Cofradía organizó dos salidas en procesión: La del Viernes santo como Procesión de Penitencia, y la del Martes Santo como Procesión Conmemorativa.  Ambas conmemoran episodios de la Pasión y Muerte del Señor.

Faltaba conmemorar la Resurrección y así se hizo en la madrugada del Sábado Santo al Domingo de Resurrección del año 2012, cuando por iniciativa del Párroco de Santa María y Consiliario de la Cofradía, Don Rafael Zurita Jiménez, las Hermanas Cofrades sacaron en procesión la Imagen de Cristo Crucificado al terminar la Vigilia Pascual. 

Su significado

 

Viernes Santo

El Viernes Santo es el día consagrado a la memoria de la muerte del Inocente. Los oficios y la vía dolorosa humana y terrenal que recorrió ese Hombre, ahora en forma de procesión penitencial,  ahonda en el contenido religioso del día.

La Hermandad de Jesús, en poco más de tres horas compartidas por muchas personas, hace su Estación de Penitencia con dos pasajes de la Pasión y Muerte de Cristo.

El primero arranca, según señala San Juan, cuando Cristo “cargando con la Cruz, salió hacia el lugar llamado Gólgota”. Poco antes Pilato lo había presentado con un aspecto lamentable y sentenciado a muerte.

Así comienza la andadura de esta figura de Cristo llevando la Cruz para su propio sacrificio. En el buen trecho que le queda por recorrer desde que sale de la Iglesia, hay que ver en esa imagen de madera tallada la imagen de un hombre real, Hijo de Dios, vencido por los hombres a los que va a perdonar desde lo alto de la Cruz.

Detrás, bajo un palio azul, va la Virgen María Santísima de la Redención. No es una imagen dolorosa pero su advocación la sitúa cerca de su Hijo porque en toda la obra salvífica de Cristo, Ella está asociada al sacrificio redentor cooperando para obtener la gracia de la salvación de toda la Humanidad.

Estas dos Imágenes que forman el primer pasaje se sitúan en el espacio del Viernes Santo de la Pasión del Señor.

El segundo pasaje es la Sepultura del Señor que, siguiendo el Triduo Pascual, pertenece al ámbito del Sábado Santo, aunque Cristo fue llevado al Sepulcro bien entrada la tarde del Viernes Santo.

Antes fue bajado de la Cruz, lo envolvieron en una sabana, lo vendaron con lienzos y, una vez depositado en la cámara sepulcral, rodaron la piedra que la sellaba. La Cofradía representa este episodio del cuerpo exánime del Señor en el Santo Entierro. Hasta este extremo llegó el Amor de Cristo para la Redención del Género Humano en esta fiesta de generosidad, de compasión y de esperanza.

En la Procesión cada Imagen cumple con un significado. Las dos primeras lo hacen en un trance de la Pasión muy al comienzo de la vía dolorosa, y la tercera en la Muerte del Señor.  

 

Martes Santo Nazareno

La Procesión del Martes Santo es una procesión Conmemorativa. Es sabido que Jesucristo al terminar la última cena se levantó de la mesa, se quitó el manto, tomó una toalla y se la ciñó. Luego echó agua en una jofaina y lavó y enjuagó los pies de sus discípulos. Con su actitud, el Señor “se despoja de su esplendor divino, se arrodilla ante nosotros, lava y enjuga nuestros pies para hacernos dignos de participar en el banquete de Dios” (S.S. Benedicto XVI)  

Esto es lo que representa y conmemora la Cofradía con esta Procesión. El Nazareno sale a la calle ceñido con la toalla como muestra de servicio y humildad para con todos.

Esta procesión se celebraba siempre el Jueves Santo hasta 1986 inclusive, y se suprimió un año más tarde cuando se incorporó la Imagen de la Virgen María, en su advocación de la Redención, para formar parte de la Procesión de Penitencia del Viernes Santo junto con el Nazareno y el Santo Sepulcro.

Al cabo de 24 años la Cofradía ha querido recuperarla como parte de la religiosidad popular que fue, además de para revitalizar la fe que los cristianos experimentan en su encuentro con Cristo. Tras el beneplácito favorable de la Diócesis, y para no interferir en los horarios de cultos y de otras procesiones en los días de Semana Santa, se ha pasado al Martes Santo conservando el mismo significado que antes.

Los Hermanos Cofrades quisieron desde el principio darle un sentido ecuménico, y por ello esta procesión es una invitación permanente a la participación, dirigida a toda persona creyente o no, sin discriminación alguna, que desee por fervor, por devoción o por cualquier otra causa, pasar un rato cerca de Dios llevándolo al hombro o con una simple vela.

 

Madrugada del Domingo de Resurrección.

La procesión en la madrugada del Domingo de Resurrección con la Imagen de Cristo Resucitado, es el último "paso" de los cofrades para testimoniar la Resurrección, final del Triduo Pascual. Así lo relata el evangelista Mateo:

"Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, fueron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro... tembló la tierra... un ángel corrió la piedra... habló a las mujeres: Jesús no está aquí, ha resucitado" (Mt. 28, 1-6)

Cristo resucitó glorioso al tercer día después de su muerte. Tras su Pasión y Muerte la Resurrección perfecciona la Redención del género humano porque nos libera del pecado y es el anticipo de la Resurrección del fin de los tiempos que Cristo nos ha prometido.

San Pedro, el primer apóstol del Señor, nos lo explica así en su primera Carta: “Dios Padrepor su gran misericordia, mediante la resurrección de Cristo de entre los muertos, nos ha regenerado para una esperanza viva; para una herencia incorruptible, intachable e imperecedera, reservada en el cielo para vosotros que, mediante la fe, estáis protegidos con la fuerza de Dios para una salvación dispuesta a revelarse en los últimos tiempos” (1P. 1,3-5)

La procesión con la Imagen de Cristo Resucitado se hacía en los años 50/60 en la mañana del Domingo de Resurrección. Al cabo de más de 50 años ha empezado a celebrarse al terminar la Vigilia Pascual de la noche del Sábado Santo, mientras se entona el canto del Gloria, repican las campanas, los cofrades llenos de júbilo gritan ¡aleluya! y sobre los hombros de las hermanas cofrades bailotea la figura del Resucitado

La Procesión de Penitencia

A las 8 y media de la tarde del Viernes Santo, comienza la Procesión de Penitencia de toda la Cofradía, que hasta el año 2011 siguió el siguiente recorrido:

Salida de Santa María, Plaza Mayor, Callejón de la Iglesia y Plaza de García Haro. Sigue por Calle Cervantes, Caño San Felipe y Puerta Purchena, sale a la parte alta de Ramón y Cajal, por donde baja hasta girar a la izquierda por Brígida Pardo, luego por calle Rosario, calle Cádiz, calle Palmeras a la Avenida Pío XII y Plaza Nueva (lateral izquierdo) para seguir la Calle del Muro hasta su recogida en la Iglesia.

En abril de 2012 la Procesión hizo este nuevo itinerario:

Tras salir de Santa María la comitiva gira a la izquierda sin rodear la Plaza Mayor, enfila el Callejón de la Iglesia hasta la Plaza García Haro y sigue por Calle Cervantes, Caño San Felipe y Puerta Purchena, hasta Ramón y Cajal. Continua por Brígida Pardo, calle Rosario, Avenida Pío XII, luego por calle Palmeras hasta calle Cádiz y, tras un corto trayecto, se encamina por calle Andalucía, Plaza de los Luceros, Escritor Diego Granados para regresar a Santa María. 

En marzo de 2013 la Procesión siguió este nuevo itinerario:

Tras salir de Santa María la comitiva gira a la izquierda sin rodear la Plaza Mayor, enfila el Callejón de la Iglesia hasta la Plaza García Haro. Sigue por Calle Cervantes, Caño San Felipe y Puerta Purchena, hasta Ramón y Cajal. Continua por Brígida Pardo, calle Rosario, calle Cádiz, sigue por calle Andalucía, Plaza de los Luceros, Escritor Diego Granados para regresar a Santa María. 

Momentos antes de que la Cruz de Guía avance hacia la puerta del Templo, un instante de recogimiento de los Cofrades moraos, preludia el rezo de un Padrenuestro.
 

El  cortejo

JESÚS NAZARENO: Jesús Nazareno cargado con la Cruz.

·       Mayordomos: El Hermano Mayor, Pedro J. García Sánchez y José García Sánchez.

·       Número de anderos: 60. Marabullos: 25.

·       Atuendo: Túnica y capirote color morado. Cíngulo dorado. Cirio o vela.

·       Merece la pena verlo al son de su marcha propia “Señor de Albox” del maestro sevillano Antonio Manuel Sánchez Carrión.

MARÍA DE LA REDENCIÓN: María Santísima de la Redención.

·       Mayordomos: José Javier Alfonso Navarro y José M. LLort Granero

·       Número de anderos: 60. Marabullos: 20.

·       Atuendo: Túnica y capirote color azul. Capa blanca. Vela.

·       Damas de la Virgen: ‘Manolas’ con traje oscuro y teja y mantilla.

·       Momentos de interés: La salida de la iglesia. Marcha de
procesión “Virgen de la Redención” del musicólogo David Jiménez Flores. Año 2007.

SANTO SEPULCRO: Santo Entierro de Cristo.

·       Mayordomos: Pedro Silvente Sánchez y Javier Carrillo García.

·       Número de anderos: 40. Marabullos: 28.

·       Atuendo: Túnica y capirote color morado. Capa blanca. Cirio.

·       La música solemne le acompaña desde 10 de la noche cuando sale de la Iglesia. Presidencia oficial Eclesiástica y Civil. Representaciones y Penitentes. 

INSIGNIAS:

·       Cruz de Guía. Estreno año 1984.

·       Bandera: Confeccionada por las Adoratrices de Málaga. Estreno año 1982.

·       Estandarte del 150 Aniversario: Autor, Joaquín Salcedo de Málaga. Estrenado el 2008.

·       Estandarte de la Virgen: Realizado en Talleres Hnos. Rodríguez de Sevilla. Estrenado en 1991.

·      Estandarte del Santo Entierro. Data de 1916. Es insignia
del Sepulcro desde 1981.

Momentos

En la IGLESIA.

Todo está dispuesto para salir. Los tronos y las Imágenes, el incienso y las velas; los tambores y la música que inundará el ambiente. Los nazarenos, las manolas, los penitentes, los mayordomos y los anderos, todos están prestos a la andadura.

La SALIDA.

Tras la Cruz de Guía y los primeros marabullos, inicia la marcha el Nazareno que hace una salida de emocionarse. Minutos después el palio que cobija a la Virgen pasa rozando ligeramente las jambas de la puerta de la Iglesia, pero al susto de ese instante sucede el entusiasmo del gentío viendo su bello rostro. Sobre las 10 de la noche se apaga el murmullo y la música solemne deja paso al Sepulcro dorado donde reposa la Imagen de Cristo Yacente.

La PLAZA MAYOR.

Al son de la marcha propia “Señor de Albox” avanza Nuestro Padre Jesús Nazareno, cargado con la Cruz Redentora, lívido, sereno y misericordioso, entre el cariño, la oración y el respeto de penitentes y fieles. Pasa luego la Virgen, belleza de Madre. Manos de mujer han arreglado primorosamente su figura: la han vestido de saya blanca y dorada, y han arreglado su rostro. El trono del Sepulcro cierra un cortejo de velas encendidas que alumbran los mejores sentimientos de los hombres.

CALLEJÓN DE LA IGLESIA.

Apenas el Sepulcro completa la rotonda de la Plaza, la gente salta al Callejón de la Iglesia para presenciar el paso comprometido del Nazareno y el de la Virgen, que los anderos dibujan con tiralíneas. Junto a la puerta "colorá" cuarenta anderos del Trono del Señor Yacente, ofrecen el esfuerzo de sus hombros sin desmayo, su paso es lento y la voz callada.

GARCÍA HARO y calle CERVANTES.

De la Plaza García Haro la comitiva pasa por la calle Cervantes donde se admira el perfil del Nazareno con su corona de espinas. Un poco más adelante, en la esquina del Caño San Felipe, una escolta de "manolas" anuncia que hay que ver a la Virgen a ras de suelo. Mientras, en la Puerta Purchena, se espera, tras una hilera de luces tibias, la estampa del Sepulcro andando en silencio espeso, roto por los pasos de los anderos.

PUERTA PURCHENA y RAMÓN Y CAJAL.

Jesús Nazareno, el ‘Señor’ de las gentes que lo tienen como Amigo de siempre, baja la calle llevado por sus 60 anderos que, con suave balanceo, comparten su Calvario. Le sigue la Virgen. Su cortejo viste de azul y negro. Azul de Inmaculada Concepción y negro de mantillas de elegancia cofrade, que abren camino al palio de María Santísima de la Redención. El paso de Cristo Yacente, al relente de la noche, testifica la muerte del Señor.

De calle ROSARIO a la calle ANDALUCÍA.

La procesión se estrecha en calle Rosario hasta doblar por la calle Cádiz, sigue por calle Andalucía, Plaza de los Luceros y Escritor Diego Granados hacia la Plaza. Allá en lo alto, la luna se bate en resplandor con los faroles del Nazareno. Pasa la Virgen Redentora, la Luz que ilumina el cielo nocturno. Suena la marcha "Virgen de la Redención". Pasa también el Sepulcro sagrado que a nadie deja indiferente. El paso del tiempo y el lento caminar, dibuja muestras de cansancio en los rostros nazarenos.

FINAL.

Al cabo de unas tres horas la Procesión vuelve a la Iglesia. Otra vez la Plaza se llena de gente. Se ha cumplido la ruta de Penitencia.

La Cruz de Guía, las Insignias y guiones, el sonar de trompetas o la música pausada, completan el séquito que cierran representaciones de Cofradías, Autoridades locales y Clero.

La Procesión conmemorativa

A las 9 y media de la noche del Martes Santo, comienza la Procesión conmemorativa de la Institución de la Eucaristía, en el episodio del Lavatorio de los pies de los discípulos que hizo Jesucristo en la Última Cena celebrada en Jerusalén.

Sigue el siguiente itinerario: Salida del Templo para girar por la calle Escritor Diego Granados, Plaza de los Luceros, continua por la calle Antonio Martínez hasta Ramón y Cajal, luego calle Cádiz, calle Andalucía, Plaza de los Luceros, subida por la calle Sacristía hasta la Plaza García Haro, pasa por Callejón de la Iglesia y entrada en el Templo Parroquial.

La procesión se celebra siguiendo las pautas habituales  de la Cofradía en cuanto a orden, compostura, fervor,  acompañamiento de nazarenos y penitentes, y música.

El  cortejo

JESÚS NAZARENO: Jesús Nazareno con el paño del Lavatorio ceñido.

  • Mayordomos: José M. LLort Granero y José García Sánchez.
     

  • Número de anderos: 60 con traje oscuro.
     

  • Atuendo: Túnica y capirote color morado. Cíngulo dorado. Cirio o vela.
     

  • Enseñas. Cruz de guía e insignias.
     

  • Penitentes particulares con velas.
     

  • Presidencia.
     

  • Música.

Particularidades

La Sagrada Imagen va vestida de forma austera con el paño del Lavatorio ceñido igual que años atrás en la noche del Jueves Santo. El trono lleva un monte de claveles rojos.

La Procesión de Cristo Resucitado

Sobre las 12 de la  noche del Sábado Santo, al terminar la Vigilia Pascual, comienza la Procesión que conmemora la Resurrección del Señor.

Sigue el siguiente itinerario: Salida del Templo, Plaza Mayor, Callejón de la Iglesia, Plaza García Haro, Calle Cervantes, Caño San Felipe, Calle Rosario, Antonio Martínez, Plaza de los Luceros, Escritor Diego Granados y vuelta a la Iglesia.

Esta procesión muestra el júbilo por la Resurrección. Se celebra entre repiques de campanas, cohetes y música de sones alegres. Va acompañada por numerosos devotos y hermanos cofrades.

El  cortejo

JESÚS RESUCITADO: Jesús en el momento de su resurrección.

  • Mayordomos: Sin determinar.
     

  • Número de anderos: 12 hermanas cofrades.
     

  • Atuendo: Informal de calle.
     

  • Música.

Particularidades

La Imagen va sobre unas pequeñas andas adornada con flores, portada por hermanas cofrades que se turnan. El paso es alegre y el acompañamiento numeroso.

 

[Subir]