Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de la

 Redención y Santo Sepulcro del Señor. Albox (Almería)
 

Actualidad

Album

Archivo

Cofradía

Cultos

Imágenes

Procesión

 

Noticias

 

Acontecimientos 2020

Enero 2021

 

Día 1 viernes
Solemnidad de Santa María, Madre de Dios

 

"Los pastores fueron corriendo hacia Belén y encontraron a María y a  José y al Niño acostado en un pesebre" (Lc.2,16)

 

Día 1 viernes
Año dedicado a San José

 

En la Carta apostólica Patris corde (Con corazón de padre) del papa Francisco, dada a conocer el 8 de diciembre de 2020, el Santo Padre invita a todos los cristianos del mundo a celebrar un año dedicado al esposo de María y padre de Jesús. El papa Francisco nos recuerda que se cumple el 150 aniversario de la declaración de San José como Patrono de la Iglesia Universal.

 

El versículo 16 del evangelista Mateo afirma que “José era esposo de María, de la cual nació Jesús”. José era muy piadoso, y por designio divino llegó a convertirse en esposo terrenal de María. María conocería a José por mediación de los sacerdotes del Templo, y accedió a los esponsales por obediencia. El matrimonio constaba de dos actos: los esponsales que era un verdadero compromiso matrimonial, se celebraban en privado. Los esposos asumían sus derechos y obligaciones, aunque no vivían juntos hasta pasados varios meses. El segundo acto consistía en llevar a la esposa con música y fiesta a la casa del esposo. A partir de este momento empezaban a convivir bajo el mismo techo. José y María celebraron sus esponsales siguiendo la tradición judía, seguramente en Jerusalén.

 

El año dedicado finaliza el 8 de diciembre de 2021.

La Carta apostólica se puede leer integralmente pulsando Patris corde. 

 

Día 6 miércoles

La Epifanía del Señor, los Reyes Magos

 

"Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra" (Sal 71,1)

 

Día 8 viernes

Nuevo Obispo Coadjutor de la Diócesis

 

Se hace publica la noticia del nombramiento por el papa Francisco de Monseñor Antonio  Gómez Cantero, hasta ahora Obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín, como Obispo Coadjutor de la Diócesis de Almería.

 

Monseñor Antonio Gómez Cantero nació en Quijas (Cantabria) el 31 de mayo de 1956; fue ordenado sacerdote el 17 de mayo de 1981 y obispo el 21 de enero de 2017. Se incorporará a la Diócesis en un plazo de dos meses y será entonces cuando tome posesión de su cargo.

 

Día 10 domingo

Fiesta del Bautismo de Jesús

 

"Por aquellos días llegó Jesús desde Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán"

(Mc. 1,10)

 

Febrero 2021

 

Día 2 martes

Fiesta de la Candelaria: Jesús presentado en el Templo

 

Cuando se cumplieron los días de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén a presentarlo al Señor según estaba escrito en la ley del Señor.

 

Día 2 martes

Decreto del Obispado suspendiendo actos en Cuaresma y Semana Santa

 

Ante la dificultad de celebrar la Cuaresma y la Semana Santa con seguridad sanitaria por causa del coronavirus y por tanto las manifestaciones externas de los misterios de la muerte y resurrección Cristo y los dolores de la Virgen María, oido el parecer de la Delegación de Hermandades y Cofradías y piedad popular y el de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la Capital diocesana,  para garantizar la salud de los fieles y garantizar en lo posible frenar la expansión de la pandemia, decretamos:

1. Quedan suspendidos todos los actos de culto externo, tales como procesiones, vía crucis y cualquier otra manifestación devocional o de piedad exteriores a las iglesias.

 

2. Es preciso tener presente que la Eucaristía en los días de Semana Santa y los santos oficios de estos días constituyen el centro de la vida litúrgica de la fe cristiana y habrán de celebrarse en las iglesias observando las normas sanitarias prescritas por la autoridad, particularmente los aforos permitidos y la distancia social entre los fieles.

Dado en Almería, a 2 de febrero de 2021
Fiesta de la Presentación del Señor en el Templo

 

Día 17 miércoles de Ceniza

Tiempo de Cuaresma

 

"Convertíos al Señor vuestro Dios, un Dios compasivo y misericordioso, lento a  la cólera y rico en amor, que se arrepiente del castigo" (Joel 2,13) Con este propósito entramos en la antesala de la Semana Santa. 

 

Día 24 miércoles

Ratificación de José M. Llort como Hermano Mayor

 

El Obispo Diocesano Monseñor Adolfo González Montes, visto el informe del Delegado de Hermandades y Cofradías y el Visto Bueno del Consiliario de la Cofradía, y en función de las facultades que le son propias, nombra HERMANO MAYOR de la Cofradía de Jesús Nazareno, María Santísima de le Redención y Santo Sepulcro del Señor a don José Manuel Llort Granero por un periodo de tres años.  

Ratificación dada en Almería, a 14 de diciembre de 2020
Fiesta de san Juan de la Cruz

 

Marzo 2021

 

Día 13 sábado

Toma de posesión de Monseñor Gómez Cantero, como obispo coadjutor

 

La Diócesis de Almería celebra un momento histórico: la toma de posesión de Monseñor Antonio Gómez Cantero como nuevo obispo coadjutor. El acto tuvo lugar en la Catedral Almería con la Santa Misa de presentación y la toma de posesión del nuevo obispo.

 

Día 23 martes

Cartel de la Semana Santa de Albox 2021

 

Las Cofradías albojenses presentan el cartel de Semana Santa con la leyenda "Incienso e infancia" que recuerde unos Días Santos afectados por el coronavirus. Ver en Semana Santa

 

SEMANA SANTA

Días: Domingo de Ramos, 28 de marzo. Martes Santo, 30 de marzo. Jueves Santo, 1 de abril. Viernes Santo, 2 de abril, y Domingo de Resurrección, 4 de abril.

 

TRIDUO EN HONOR A JESÚS NAZARENO

 

 

Conforme a las recomendaciones del Obispado en orden a mantener la seguridad sanitaria por el coronavirus y de acuerdo con don Enrique Cortés Díaz, párroco de Santa María y Consiliario de la Cofradía, se oficia un Triduo a Jesús Nazareno sin presencia de la Imagen al pie del Altar para evitar aglomeraciones que pudieran ser focos de contagios.  

 

INTRODUCCIÓN

 

Hermanos y hermanas:

Llevamos muchos lustros comenzando la Semana Santa con un ejercicio de adoración a Jesús Nazareno con su Imagen junto al Altar Mayor. Para los cofrades este acto de culto es como un eco de las palabras del Señor: “¡Es necesario orad siempre para no desfallecer!”.

 

El Quinario, en este caso el Triduo, es el entorno que nos pone en forma para la conmemoración del gran Misterio de la Redención. Aprovechémosle. Bajo la mirada misericordiosa de Jesús con la Cruz a Cuestas, tenemos la ocasión para hacer buenos propósitos en la relación con Dios y con nuestros semejantes. En la Vida pública del Señor encontramos muchos pasajes que son ejemplos para ejercitarnos en el empeño y poder presumir de cofrades discípulos suyos.

 

Como ejercicio para estos tres días vamos a hacer unas breves reflexiones de tres de esos pasajes: La relación de Jesus con los niños; la Caridad, como herencia, y como final la Cruz, como símbolo de la Redención.

 

DIA PRIMERO: Sábado de Pasión 27 de marzo de 2021

 

JESÚS Y LOS NIÑOS

 

Dijo el Señor: “Dejad que los niños se acerquen a mí”

 

Jesús y los niños. La Semana Santa nos muestra a Jesús hombre en su Pasión y a la Virgen María con signos de dolor. Pero Jesús fue niño y joven; su infancia sería como la de cualquier niño de su época: aprendería la ley de Moisés, obedecería a sus padres, celebraría con ellos la Pascua y jugaría con otros niños que bailaban, tocaban la flauta y saltaban en la calle, o bien corrían, gritaban o hacían travesuras y los mayores los reprendían, aunque apenas hablaban con ellos.

 

Cuando a los doce años Jesús se encontró en el Templo con los doctores, el suceso más conocido de su niñez, ya mostró su sabiduría y dejó entrever su filiación divina. Fue una revelación que ni José ni María entendieron, aunque su Madre guardaría siempre esos recuerdos “en su corazón”.

 

De antiguo era costumbre que las madres judías presentaran sus hijos pequeños a los hombres venerables para que los bendijesen. Como para ellas Jesús era un “hombre santo”, le llevaban sus niños para que les impusiese las manos, pero los discípulos les reñían y las apartaban. Jesús les decía «Dejad que los chiquillos se acerquen, porque los que son como ellos tienen ganado el reino de Dios». Ellas se los acercaban y les imponía las manos.

 

Jesús sentía predilección por los niños; eran ejemplo de inocencia, sencillez y pureza de alma. “De los que son como ellos”, decía, o sea de los sencillos y limpios de corazón, “es el reino de los cielos”. No de los orgullosos ni de los que atesoran muchos meritos, sino de los que son “como niños”, los más insignificantes. Después de la bendición rezaba con ellos, les hablaba y los dejaba marchar.

 

Procesión infantil. Hoy, Sábado de Pasión, nuestros niños se habrían echado a hombros sus tronos con sus pequeñas imágenes para hacer procesión en la calle. La epidemia les ha quebrado su ilusión. Encandilados como están con su Nazareno sufriente y su Virgen “Dolorosa”, aún no llegan a comprender qué significa la Semana Santa, como tampoco les ha llegado la hora de saber que para Jesús Nazareno son los preferidos en el reino de los cielos.

 

Enseñémosles. Los niños son el futuro de las Cofradías. Para ellos la procesión infantil es un estímulo y es bueno incentivar esta procesión para mantener viva la cantera de jóvenes cofrades. Pero la procesión también ha de ser una catequesis que les instruya en el misterio de la Redención. No vale quedarse en lo superficial. Lo que representan sus pequeñas imágenes ha de serles tan útil como la semilla que cae en tierra fértil: se trata de suscitar en ellos una noble vocación cofrade y removerles su incipiente fe. Si conocen la vida de Jesús y el porqué de su Pasión, su muerte y su resurrección, entenderán la Semana Santa. Es una digna tarea que no hay que dejar pasar.

 

 

DIA SEGUNDO: Domingo de Ramos, 28 de marzo de 2021

 

EUCARISTÍA Y CARIDAD

 

El primer mandamiento: “Amar a Dios y al prójimo”

 

Eucaristía. ¿Es posible amar a Dios aunque no lo veamos?

 

Dios se hizo visible en Jesús Nazareno y desde que éste instituyó la Eucaristía en la Última Cena percibimos su presencia. Está entre nosotros. Sabiendo que había llegado la hora de partir de este mundo y retornar a Dios Padre, se despidió de sus discípulos con una cena, lavó sus pies y nos legó dos herencias: El mandamiento mayor, el del amor Fraterno, y el sacramento de la Eucaristía. La primera herencia queda resumida en estas palabras: «Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado. Así sabrán que sois mis discípulos» (Jn.13,34-35), y para el segundo legado vinculó el pan y el vino para una nueva alianza que simboliza su entrega permanente a toda la humanidad: el memorial de su muerte y de su resurrección como sacramento de gracia y caridad.

 

A la pregunta de si es posible amar a Dios sin verlo, en su tiempo san Juan respondió en su primera carta con esta afirmación: «Si alguno dice que ama a Dios pero aborrece a su hermano, miente; pues quien no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve». «Quien ame a Dios, ame también a su hermano» (1Jn. 4,20-21)

 

Estas simples palabras resumen toda la celebración del Jueves Santo. Al decirlas san Juan hizo una síntesis de lo que debe ser un cristiano.

 

Caridad. Esta fraternal perspectiva nos mete de lleno en la caridad, la tercera virtud teologal. El ejercicio de una caridad desinteresada y generosa, predispone a amar al prójimo y por extensión amar a Dios. ¿Quién es mi prójimo? Si rescatamos del evangelio la parábola del buen samaritano que Jesús propone como modelo de comportamiento ante el prójimo, tendremos la respuesta, y además contestará a otra segunda pregunta: ¿Qué he de hacer para alcanzar al vida eterna?

 

Veamos. Hoy se habla mucho de solidaridad en los desastres naturales o con los refugiados que piden cobijo. Eso está bien para cualquier ONG. La caridad cristiana está llamada a abarcar mucho más: No solo ha de satisfacer necesidades materiales, dar de comer al hambriento o vestir al desnudo, también debe atender la paz interior del afectado que necesita la presencia de Dios como vía de salvación. El ser humano es cuerpo y alma. Si la caridad resuelve un problema material, aconsejar al desorientado, enseñar al ignorante y perdonar al ofensor, en definitiva instruirle en el orden espiritual, también es caridad. San Pablo lo escribió así: «No nos cansemos de hacer el bien, que si no desmayamos, a su tiempo cosecharemos» (Gal.6,9)

    

La caridad tiene sus propias cualidades. San Pablo se las describió a los cristianos de Corinto: «La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta» (1 Co 13, 4-7).

 

En definitiva: Amemos a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Que así sea.

 

DIA TERCERO:  Lunes Santo, 29 de marzo de 2021

 

JESÚS NAZARENO Y LA CRUZ

 

Dijo Isaías: “Sobre sus hombros cargó todos nuestros crímenes”. (Is.53,6)

 

Ecce homo. Pilato mandó azotar a Jesús y una vez castigado lo mostró al pueblo: «¡Ecce homo!», dijo. Al verlo sus enemigos gritaron «¡Crucifícale, crucifícale! ¡Debe morir porque se ha hecho Hijo de Dios!». Siendo costumbre en la Pascua soltar un preso, Pilato dio a elegir entre Jesús y Barrabás, un bandido célebre por sus crímenes; la turba prefirió a Barrabás y Pilato, por debilidad, dictó sentencia: «Irás a la cruz» y lo entregó para que lo crucificaron: «Cargando él mismo con la Cruz, salió hacia el lugar llamado de “la calavera”, que en hebreo se dice Gólgota». (Jn. 19,17).

 

La imagen de Jesús Nazareno cargado con la Cruz quedó predestinada a ser la más emblemática de la Pasión. La que fue imagen real de las primeras luces del primer Viernes Santo de la historia, sigue siendo imagen del Hijo de Dios hecho Hombre con la Cruz que renueva cada día “su bondad y su misericordia”. (Lam. 3,22-23). Ante Él hay que guardar silencio y adorarle en la intimidad sin esperar a la luna llena de la primavera para verlo; en la Iglesia permanece en el Tabernáculo del Sagrario una vez cumplida la Redención.

 

La Cruz. Isaías profetizó: «Le arrancaron de la tierra de los vivos, lo hirieron por los pecados de mi pueblo. Le dieron sepultura con los malvados y una tumba con los malhechores, aunque no cometió crímenes ni hubo engaño de su boca» (Is.53,8-9). Hace veintiún siglos que la cruz quedó como insignia y señal de la religión de millones de personas de toda condición en el mundo, la que predica el amar al otro como a uno mismo y es garantía de los valores humanos de las personas.

 

La Cruz fue el instrumento de martirio de la pasión y muerte de Cristo para culminar su misión de salvación, redención y liberación de todo el género humano. Se convirtió desde entonces en la señal más sagrada del universo. De ser suplicio infame de la ejecución romana, pasó a ser la marca del triunfo del Hijo del Hombre: el símbolo de la Redención. Dejó de ser patíbulo de castigo o de maldición al ser redimida por Jesús Nazareno cuando la tomó sobre sí. En ella murió rezando: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?», fue su última plegaria dirigida a Dios Padre.

 

La Cruz no ofende. Para miles de personas es guía de su pensamiento, de sus acciones y de sus sentires de cada día; ni discrimina ni ofende, no es un castigo ni una maldición, es imagen de reconciliación y dispensa paz. Clavado en la Cruz Cristo murió perdonado y en paz como reflejan sus últimas palabras: «A tus manos encomiendo mi espíritu».

 

Contemplemos la santa cruz; no pasemos de largo, es el signo del cristiano, signo de victoria. No olvidemos que por ella fuimos salvados y redimidos. Que así sea.

  

      Abril 2021

 

Procesiones de Semana Santa

Siguiendo las instrucciones del Obispado quedaron suspendidos todos los actos de culto externo, tales como procesiones, vía crucis y cualquier otra manifestación devocional o de piedad exteriores a las iglesias, por causa del coronavirus.

 

Día 2 Viernes Santo

La agonía del Señor

 

Iba el Señor cargado con la Cruz, descalzo, con la corona de espinas y con una cuerda atada al cuello de la que tiraría un soldado, cuando vio unas mujeres que lloraban y se lamentaban. Se volvió hacia ellas y dijo, “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos. Porque vendrán días en que se dirá: ‘Felices las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron’”. El Señor no quiso que lloraran por Él, sino por la ciudad de Jerusalén sobre la que caería ruina y destrucción por rechazar al Mesías. Así lo anunció el profeta Oseas: “Serán destruidos los altozanos de la maldad; espino y maleza crecerán en sus altares. Dirán a las montañas, cubridnos y a las colinas, sepultadnos”

 

En la cima del Calvario lo crucificaron entre dos malhechores. Los soldados clavaron en la cruz la tablilla del Inri, se repartieron sus vestidos y se burlaban de Él: “Tú que eres el Hijo de Dios, baja de la cruz”. También los escribas y los ancianos se mofaban de Él: “A otros se ha salvado y ¡él no se puede salvar!”. El Señor rompió su silencio, ignoró las burlas, levantó los ojos y perdonó a los que le insultaban: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. El Nazareno se reveló como el Mesías Redentor de todos con las palabras que dirigió a Dios Padre implorando el perdón.

 

“Y era la hora sexta cuando se oscureció toda la tierra hasta la hora nona”.  Lc (23, 44-45) El Señor, ya moribundo, se desahogó ante Dios Padre: “Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?”. Grandes fueron los sufrimientos físicos y morales que padeció. Víctima de la violencia y del maltrato inhumano, soportó todas las atrocidades que los seres humanos son capaces de hacer.

 

A la hora nona gritó: “¡Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu!”, y expiró. Desplomó la cabeza y entregó el espíritu. El velo del templo se rasgó, la tierra tembló, se hendieron las rocas y hasta los sepulcros se abrieron. Después un soldado atravesó el costado con una lanza y salió sangre y agua.

 

Nada ni nadie quita el horror de la Pasión del Señor. Muchos caen en la tribulación, pero consuela y reanima que ese sufrimiento proviene del amor de Dios que llevó a la Redención.

 

Día 5 Lunes de Pascua

Censo de hermanos cofrades

En el censo de la Cofradía actualizado al 5 de noviembre de 2020 figuran inscritos 105 hermanos cofrades, aun cuando en la procesión de penitencia el número de participantes es mucho mayor. Esto significa que la evolución del censo de los últimos años ha seguido una línea ascendente, lo que dice mucho en favor de la Junta de Gobierno y de cofrades comprometidos. 

 

Mayo 2021

 

Día 16, domingo

La Ascensión del Señor

 

«Se apareció a los Once y les dijo: “Id al mundo entero y proclamar el Evangelio a toda la creación”. Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a predicar por todas partes» (Mc.16,15)

 

Día 23, domingo

Solemnidad de Pentecostés 

 

«Al anochecer de aquel día estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros”. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo”. Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo”» (Jn.20,19-22)